martes, 26 de junio de 2018

Si yo escribiera "La puta verdad", el periódico de Luisma y Barajas

Del artículo publicado en "Diario de Sevilla" sobre la superñaminnovadora crema de azúcar cacao que ha lanzado al mercado una bella pareja andaluza, que espero no se crean su propia publicidad y le den a sus hijos de su creación.

Pepa crem


La puta verdad. El diario que no calla

  • No es un ultraprocesado cualquiera, es la Pepa y viene rellenita de dulzura para engordar sonrisas.

     Por Máximo Timmo

Ya puedes encontrar bastantes cremas dulces sin grasa de palma en el mercado pero como hoy nos paga esta, pues nos toca metérosla por los ojos. Hablamos de Pepa-crem, la nutella flamenca perfecta para que te lleves a la romería de tu pueblo este verano y te hagas selfies con el hashtag #QuevivalaPepa

"La gente nos compra porque creen que es la crema más saludable que pueden encontrar. Qué ilusos. Pero sabíamos que colaría. Aquí somos muy del postureo pseudohealthy y no podemos resistirnos a la última moda. Encima con un nombre tan español, ahora que estamos de Mundial, cómo no iba a gustar nuestra Pepita." comenta Alicia, con un sonrisa más grande que cuando la suegra le hace paella los domingos.

La crema en cuestión está tela de buena, para qué engañarnos. Vamos, de eso que empiezas con una tostaita y terminas echándole Pepa-crem hasta al salmorejo. Lo normal en cualquier ultraprocesado que combine grasa barata + azúcar a cascoporro + textura chachi.
Sin grasa de palma, pero repletita de azúcar, más menos como la nutella, así que va a ayudar a tu salud lo mismito que meterte 1kg de torrijas de la abuela en la merienda.

En verdad, podrían haberla vendido por la vía "verde" con el eslogan "nosotros al menos no contribuimos a la destrucción de ecosistemas completos. Somos chachis. No usamos grasa de palma" pero joe es que decir que es más sana que Nutella vende más. Hay que hacer drama, ya tú sá.

Así que ya sabes, si quieres engordar el bolsillo de estos vecinos a la vez que haces lo propio con tu cuerpo, compra Pepa-crem. Que no se diga que no estás a la moda.

                                        ---------------------------------------------------------

Si queréis conocer todos los productos que usan grasa de palma, los nombres bajo los que la camuflan y las consecuencias que su cultivo conlleva, podéis visitar la web www.carrodecombate.com

Gracias por leernos, Nutrienterate.







martes, 12 de junio de 2018

La moderación es una mierda

Lo primero, un concepto a tener bien claro:

“La clave está en comer variado, de todo con moderación” es un mensaje hipócrita, vendemotos y con un único fin: que no dejes de gastar dinero en mierdas ultraprocesadas que hacen flaco favor a tu salud y engordan (entre otras muchas consecuencias) tu cuerpo y el bolsillo del que te la cuela.

Cansada de que metan con calzador esta sentencia nutricional en todas las publicidades de mierderproductos. Pero más cansada aún, y triste, de que la gente de la calle se lo siga creyendo.

Hace unas semanas, alguien (no recuerdo quién, en absoluto) tuvo un cruce de tweets conmigo (o más bien me intentaba dejar mal porque él/ella tenía la razón perpetua) que decían algo así:

Persona X: Qué pesados sois con que no se pueden comer galletas o bollos o chucherías. ¡Lo importante es la moderación!

YO: ¿Y qué es la moderación?

X: Eres una experta en nutrición y no sabes lo que es la moderación, pues vaya…

YO: No soy experta en nada. Y no, no sé lo que es “moderación”. ¿Me lo puedes explicar?

X: Pues está claro, no comer mucho de algo. No es tan difícil, un profesional de la nutrición debería saber eso.

YO: ¿Y cuánto es mucho de algo? ¿2 unidades? ¿50gr? ¿1/2 barra?

Y así nos podríamos haber embarcado en un absurdo círculo vicioso en el que X no aportaba nada interesante y yo, que me gusta un poco picar, no dejaba de hacerme/le preguntas. Menos mal que pasé.

Pero es que la historia es así. Si te pregunto a ti qué es comer de algo moderadamente es muy probable que termines cayendo en la misma respuesta fácil que la persona X.
Yo tengo mi respuesta: la moderación es una mierda. Un autoengaño. Un “moderación es lo que me salga del alma a mí, porque yo como con moderación”. Moderación es ese amigo traicionero que te invita a tomar un café y luego te la clava bien por la espalda.

No nos engañemos, estamos ante un problema REAL actual ante el cual no podemos actuar siendo blandengues y suaves. Lanzarle a la gente el mensaje de que estar sano es comer de todo, pero sin pasarte, es no decirle una mierda.

Porque “moderación” para mí pueden ser dos galletas y para otro ocho y para otro medio paquete. O peor aún, todos sabemos que las galletas no son buenas pero como se puede comer de todo con moderación pues las tengo en casa. Y tomo dos para desayunar, otras dos
para la media mañana, otras dos para la merienda y otras dos para el postre de la cena. Porque yo controlo, porque HAY QUE comer de todo, pero con moderación.
Y a eso le añades un POQUITO (¿alguien me explica qué es un poquito?) de azúcar moreno (porque todos sabemos que es mucho mejor) al café, un PEDACITO (¿alguien me explica cuánto es un pedacito?) de pan en la comida, otro en la cena y puede que otro en el desayuno, porque dónde voy desayunando solo dos galletas, habrá que tomarse también una tostadita con un PELÍN (¿hago otra vez la pregunta?) de mermelada y margarina (que es vegetal y ser veggie es muy top).

Y un huevo. (Por cierto, con los huevos sí que preguntáis por una cantidad más concreta. Pero eso es otro tema…)

Ante una fuerza súper potente como es la industria de los mierderproductos (no TODA la industria, que luego vienen los “eres una quimiofóbica porque odias la industria uuuuu” por favor, ya somos mayorcitos como para tergiversar los mensajes como nos sale del ciruelillo) que lanza miles de mensajes diarios, nosotros tenemos que hacernos todo lo grandes, serios y claros que podamos.

HAY PRODUCTOS COMESTIBLES QUE SON MALOS
CON ELLOS NO DEBERÍA EXISTIR UN MENSAJE MODERADO
NO, NO ES EXAGERADO.

Exagerada e increíblemente apabullante es la cifra de obesidad, y sus enfermedades asociadas, que estamos sufriendo. Contra eso, el mensaje general sobre qué puedes comer debería (siempre a mi parecer) ser muy diferente al de la pesadísima pirámide alimenticia oficial y sus oficiales consejos que no valen nada.

Hay muchas posibilidades y planificaciones que pueden ayudarte a comer saludablemente. Yo, como persona individual, te paso mi idea.
(Fuente: propia alimentación de Nutrienterate)

No es mejor ni peor que la de muchos, solo es una opción válida para empezar. Y a partir de ahí, si necesitas ayuda, acude a un profesional de nutrición que no tenga conflictos de interés.
(Podría hablar mucho sobre mi idea de estado saludable de las personas y lo haré pronto. Pero, de momento, me voy a limitar a hablar sobre cómo empezar a alimentarse).

Pd: Tu médico de cabecera seguro que sabe muchas cosas, pero (casi) seguro que sabe poco o nada de nutrición actualizada. Si le pides consejo y rápidamente te obsequia con una “dieta de cajón” dale las gracias, devuélvele la hoja y (sería maravilloso esto último) anímale a seguir aprendiendo.

domingo, 1 de abril de 2018

La fuerza de voluntad y otras historias para no dormir




Toda esta gente, que pueden ser perfectamente historias reales, ¿se levantó un día y le entró la fuerza de voluntad de manera divina? ¿En serio lo crees? Más bien parece que:

Paco, el de la primera historia, está cagao’ porque ve muy probable que le dé otro chungo si sigue con la vida que llevaba antes.

Antonio, el de la segunda historia, se ha dado cuenta de que si no se cuida, puede que su vida no vuelva a ser la que era, no ver no es una buena opción.

Ana también se dio cuenta de algo: Con su obesidad, difícilmente va a poder seguirle el ritmo a su nieto cuando este empiece a gatear y quiera jugar todo el rato. Y ella no quiere perderse eso por nada del mundo. Hay que ponerle remedio a esa falta de aliento continua, los dolores articulares y el cansancio eterno sin apenas moverse.

A lo que tú llamas fuerza de voluntad yo lo llamo motivos y razones. Objetivos, motivación real. Puede tener muchos nombres, pero no es lo que tú crees.

La fuerza de voluntad es la peor excusa de la historia. Yo no tengo más fuerza de voluntad que tú cuando, por ejemplo, voy al gimnasio andando, así nieve o haga 40º a la sombra. Tengo una clarísima motivación:
El no poder vivir todo lo que me apetece me da auténtico pánico y, aunque en cualquier momento puede pasarme algo por causas que no estén en mi mano, llevar una vida saludable me da puntos para no caer antes de tiempo.

Es una pena que se necesite de un susto o una razón externa para empezar a cuidarse, pero aprovéchalo si ya te ha pasado.
La sola idea de verte sana por dentro y por fuera debería bastar. Pero muchas veces no es así, no porque no tengas fuerza de voluntad sino porque realmente algo te frena. Años de sedentarismo, sobrepeso y desidia no se curan de un día para otro. No es tu cuerpo, es tu mente la que te frena.

No te eches la culpa, pero asume tu responsabilidad. Revisa tus prioridades, tus ideas de futuro.



No eres menos que nadie pero puedes ser mejor que tu “yo” actual. Piensa, actúa. No te dejes llevar por la corriente y no asumas que “esto es lo que hay”. El tiempo pasa demasiado deprisa como para no aprovecharlo.

miércoles, 21 de marzo de 2018

Ayuno intermitente episodio 3, lo que me ha pasado, lo que te va a pasar


¡Más de 4 meses ya con esto del AI! Y que dure.

Bendita la hora en la que se me ocurrió probar a adelantar la hora de la cena y retrasar la de la primera comida del día. Porque esto es, amig@s, MUY resumidamente el ayuno intermitente corto. “Cerrar el pico” voluntariamente durante una ventana de horas más o menos grande. En mi caso entre 15 y 17, dependiendo del día, al menos 5 o 6 días a la semana.

Hoy me gustaría contaros cosas prácticas sobre el tema, porque ha habido gente que me ha preguntado vía twitter. Bien, no soy una experta ni una científica sabelotodo así que como acostumbro voy a hablar de mi experiencia, de cómo lo llevo, de qué cosas me han pasado, de qué como,… Y, muy probablemente, de lo que te va a pasar si pruebas el AI.

Más hambre en las primeras horas de ayuno: Hay dos cosas que parecen contrapuestas pero que se dan a la vez en el AI (insisto, en MI caso). En general, el cuerpo se va acostumbrando al ayuno y sobrellevas la vida y el hambre mil veces mejor que con la típica rutina “come 5 o 6 veces poquito” (y muere en el intento). PERO sí, me entra hambrecilla sobretodo en las primeras horas de ayuno, que es hasta que me acuesto. Ahora bien, me voy a la cama y en un momento me duermo plácidamente, no como antes, que me iba a la cama con más hambre que los pavos de Manolo y al final me tenía que levantar a comerme un p. yogur porque no había manera de coger el sueño.
Y también es una realidad que, cuantas más horas pasan, menos hambre tienes. Sí, créeme. Cuando paso las 12-14 horas creo que podría estar unas cuantas más sin comer (que puede que lo pruebe en algún momento,…).


También decir que el hambre normalmente en el AI viene como en rachas, no es constante y no es algo que no te deje pensar y te cree ansiedad, como suele pasar con dietas mierdas. Así que si te pones con el AI y sientes que te viene el hambre (sobre todo los primeros días), simplemente pasa de él y mantente ocupad@, suele irse. Ojo, si sientes un hambre MUY persistente pues igual es que tienes que comer chic@, come algo sano y a seguir.

Saciarte casi sin saber por qué: Me explico. Es algo que me pasa tooodos los días al volver del trabajo por la tarde. Hambre a niveles estratosféricos. Y como todo en esta vida es ensayo-error y conocerse a un@ mism@ pues ya me conozco y tengo mi caballo ganador. Llego a casa, me pongo cómoda y me tomo un café con leche bien calentito. Y voilá, se fue el hambre. ¿Cómo, por una mierda café? Sí, porque no es hambre. Probablemente es cansancio, ansiedad porque no me gusta mi trabajo, porque los clientes a veces son lo peor,… Yo qué sé, las cosas cotidianas de la vida.
Además, en las dos comidas “grandes” que hago como hasta saciarme, como ya dije en el anterior post. Y me sacio muchísimo antes de lo que muchas personas esperarían haciendo solo dos comidas al día. ¿Por qué? Me gusta pensar que porque el cuerpo me está agradeciendo mi nueva vida J

Sentirte mal en la rutina diaria: Esto a mí no me ha pasado en NINGÚN MOMENTO. Si a ti te pasa, no dudes en dejar el ayuno para otro momento y, si lo crees conveniente acudir a tu médico. Hay que recalcar que siempre hablo hacia personas sin patologías. En cualquier caso, siempre que se cambia de estilo de vida y no se está seguro de las cosas es mejor informarse bien y, en caso necesario, acudir a un profesional de la nutrición que te guíe y te apoye.

Sentirte mal los días “libres”// de “cheatmeal”, como quieras llamarlo: Esto sí que me pasa, cada vez más. Un malestar enorme el día que tengo una celebración y me paso comiendo o el día que simplemente tengo libre y como más veces al día y peor, claro. La última vez lo pasé FATAL, dolores agudos, gases, pff.. Hacía tiempo que no me sentía tan mal. Hice bastantes comidas en el día, y en todas presentes carbohidratos refinados…  Así que toca aprender que mi cuerpo ya no está acostumbrado a comer mierda a tope (cosa muy positiva) y comenzar a cuidar un poco más la alimentación los días libres. Es mi objetivo hacia el futuro.

Gente que no te entiende: Esto también me pasa bastante. Y te va a pasar a ti, seguro. Tus padres se echan las manos a la cabeza porque no desayunas y tus amigos te dicen “muy bien, pero yo eso no lo veo”. Pues mira, que no lo vean, que no lo hagan. Tú a tu rollo. Si se interesan por el tema pues explícales e incluso intenta convencerles de que lo prueben. Pero si no, pues cada uno en su casa y Dios en la de todos. Amén.

Mejorar el físico: Como siempre, decir que NO es lo importante, que NO es por lo que tienes que hacer el AI y que NO te vas a convertir en un cañón de persona por hacer el AI. Pero sí, tengo el mejor físico que he tenido en mi vida. Me siento (casi) atractiva, fuerte (combino la alimentación con entrenamiento de fuerza) y más llena de energía de lo que he estado nunca. Así que, one more point for you, IF (siglas en inglés del ayuno intermitente).



Vale y ahora, QUÉ COMO: Soy muy original, y por eso os voy a explicar lo que como con una pirámide xD
A ver, me parece que es un formato al que la gente está bastante acostumbrada y ¿por qué no usarla? Lo importante es el contenido, no el continente.




Si me preguntas qué dieta sigo pues te diré que “La dieta Lau”, porque básicamente como lo que me gusta, sabiendo que es sano. En realidad me gustan las bases de muchos planteamientos actuales: vegetariano, paleo, ceto, lowcarb,… Tan diferentes todos pero todos con sus cosas buenas, así que cojo lo que me gusta de cada una y soy very happy :P

Es verdad que mi cesta de la compra (y por tanto mi mentalidad) últimamente ha cambiado un poco. Ya no le temo a las grasas como antaño, sino que las consumo a diario (están rebuenas), intento bajar un poquito el consumo de carne en general y prácticamente no tomo pan (tomo unos 2-3 picos de pan con cada comida, que no creo que llegue ni a 30gr. en total), arroz ni pastas.

Os habréis percatado de que las frutas no están en la base. NO PUEDE SER,
¿No comes frutas? Sí, como fruta, pero mucha menos que antes. ¿Por qué? Pues porque no me apetece últimamente. Las como en ensalada sobretodo, y poco más. Quizá llegado el verano me apetezcan más, quién sabe.
¿Pero no son la panacea? No, no lo son. Son alimentos buenos, nos dan fibrita, vitaminas, cosas muy buenas. Pero cosas que también puedes obtener por ejemplo con la verdura, y eso es lo que hago, comer verdura a tope, que me apetece mucho más y la como con más placer. 
¿Te gusta la fruta? Tómala, sin duda. Pero si no te gusta o tienes una época en la que no te apetece no te agobies, no te pase como a esta mujer que conté hace unos días en twitter. (Por cierto, confieso que esa mujer es mi madre. Sí, me queda mucho por hacer y la propia casa es el peor campo de batalla posible)



Ojo, NO es una pirámide de “lo que dice la dietista que se debería comer”, sino de lo que como YO. Hay variables mil y muchas de ellas saludables. Se podría decir que, en líneas generales, sigo una alimentación cada vez más rica en grasas, moderada en proteínas y baja en hidratos.

Nota: No pongo el agua, porque si a estas alturas te tengo que explicar que el líquido para hidratarte tiene que ser siempre agua pues… Deja de leer sobre el AI y empieza por el principio.

¡Y fin! Ya no doy más la tabarra con el tema, a no ser que haya algo muy novedoso que contar. Mi historia del ayuno se queda en trilogía. Es que quería contar bien mi experiencia, para intentar ayudar a quien lo necesite y… ¡deciros que me siento muuu contenta!




Para más info, de la de verdad, con estudios científicos y esas cosas que son más importantes que mis batallitas, os dejo algunos enlaces a artículos y libros al respecto:

Post de Fitness Revolucionario:

Vídeo de “Powerexplosive” y “fitness real”:

Libros del DR. Jason Fung:

martes, 23 de enero de 2018

Ayuno intermitente, espisodio 2. El progreso.

Hace ya más de dos meses que practico el ayuno intermitente. Ya os conté en su día cómo y por qué había comenzado a practicarlo ( http://nutrienterate2.blogspot.com.es/2017/11/mi-nuevo-amigo-el-ayuno-intermitente.html ), así que ahora quiero contaros cómo sigue el tema.

Resumen: El tema va que te cagas.
Y fin. ¡Que no! jijiji. Voy a resumiros estos dos meses de protocolo AI.

Pero ¿qué era el AI? Ya os pasé unos enlaces “pro” explicándolo, pero hoy añado uno más. Esta vez de @jvrcolomer : https://www.hsnstore.com/blog/ayuno-intermitente-todo-lo-necesitas-saber/

¿Qué he notado en estos meses?
-Lo principal, primordial, utlraimportante: como porque tengo hambre. Hambre de “la de verdad”, de la homeostática que dirían los entendidos. Ya casi todos los días hago solo dos ingestas + un café con leche sin edulcorar a la tarde. Si algún día tengo más apetito pues añado una fruta o frutos secos al café. Así que el AI me ha ayudado a paliar uno de los problemillas que me perseguían, el hambre a todas horas. Cuando llega la hora de la ingesta 1 o 2 tengo hambre, eso está claro, pero el resto del día lo paso rematadamente mejor de lo que preveía.

-AI durante las navidades: He pasado el periodo navideño en casa de mis padres, lo que significa dulces y guarrerías everywhere, porque “son fiestas” porque “x+1+2”. Y sí, han caído unos cuantos. Y no, no he engordado ni una pizca. En peso o número en la báscula no tengo ni idea porque no me peso, pero aseguro que es la primera navidad que recuerdo que me veo igual de bien antes y después. Todos los días respeté un AI de entre 12-15 horas (según los eventos nocturnos navideños jeje) y, a pesar de haber “pecado” bastante, me he mantenido muy bien.

-Como apunte estético, que NO es el primordial pero oye, anima, me veo el vientre más plano que nunca.

-Al contrario de lo que se puede pensar, me siento viva y activa, con fuerza. No he notado ni un ápice de debilidad por restringir el número de ingestas o, lo que es lo mismo, alargar el tiempo en el que no como.


“¿Sólo dos ingestas? Pues te pondrás como un gorrinito”
En absoluto. En cada ingesta como hasta saciarme y veo más que probable que coma menos que antes (en un cómputo total). Eso sí, el 80% de mi alimentación se basa en COMIDA REAL. De hecho, las noches que me salgo un poco del tiesto y como de más o peor, a la mañana siguiente tengo muchísima más hambre. La comida basura y los excesos nos desregulan todo, ag.


¿Alguna recomendación para l@s que estén pensando en hacerlo?
-Hazlo. Es decir, que pruebes, que no creas que tú no puedes. Pero sobretodo que no creas que es milagroso, o la típica dieta para adelgazar para las comuniones que vienen ya mismo. Tómalo como un cambio de hábitos, sigue unas buenas pautas y busca ayuda de un profesional de la nutrición si no tienes claro cómo hacerlo o si tienes alguna enfermedad o dolencia que vaya verse afectada por el protocolo (No hagáis las cosas a lo loco eh).

-No evites comer hasta saciarte. Si tu alimentación, como la mía, se basa en alimentos y no en productos, puedes comer hasta saciarte (no hasta que no te puedas mover de la silla, a ver…) y ver cómo aún así tu cuerpo y tus parámetros corporales mejoran. Ten en cuenta que si solo haces dos o tres ingestas al día y encima “te cortas” comiendo, es muy probable que no cubras tus necesidades nutricionales y puedas tener problemas.

-Da prioridad a las proteínas y grasas de calidad y a las verduras. Llena tus platos de legumbres, vegetales, huevos, frutos secos,… Son los que más nutrientes y saciedad te darán.

-Combina el AI con ejercicio. Para mí, llevar una alimentación 100% saludable pero no moverse del sofá es una soberana estupidez. Que tu vida sana se componga de disfrutar de buena comida y mantenerte activ@ me parece fundamental. Entrena lo que quieras y cómo quieras, aunque siempre te recomendaré la fuerza. Y no tengas miedo de entrenar en ayunas, siempre que no seas deportista profesional y vayas a entrenar 3 horas a una intensidad gigante.

-No te tomes todo al pie de la letra. La vida es eso, vida. Para convertirla en una trampa continua, mejor no intentar nada. Lo que quiero decir es que el AI funciona (y no es un “amímefuncionismo”, la ciencia lo avala), entrenar en ayunas no es malo y estar 15 horas en ayunas es mejor que 12. Sí. Pero que si un día resulta que tienes una cena que se alarga y haces 10 horas de ayuno en vez de 15, que no te agobies. Que si te has tomado de postre en esa cena una torrija con helado porque te ha apetecido, que no te castigues. Que si llevas 4 semanas de AI y te sientes fatal, no sigas.


Hay mil protocolos diferentes que pueden funcionar, vida solo una y ya nos ponen bastantes trabas externas como para ponernos la zancadilla nosotros mismos.

Pd: Seguiré contando cosillas al respecto, y dando más apuntes útiles sobre cómo seguir el AI. Me gusta este rollo nuevo de vida ;)

lunes, 4 de diciembre de 2017

¿Qué hago para no ir toda la semana a "matacaballo" con la comida?

A ver, todavía NO han llegado las celebraciones navideñas por mucho que lucecitas y turrones quieran meternos con calzador.

 Así que, hay que seguir alimentándonos lo mejor que sabemos, pero muchos siguen tirando de comidas precocinadas en el último momento o take away a la vuelta del trabajo. ¿Por qué? ¿No os gusta una buena comida casera? Probablemente ese no sea el problema, sino más bien que no lográis planificaros. 

Hoy os voy a intentar ayudar un poco en este aspecto, vamos a organizar un menú casero semanal. Si sois de los afortunados que libráis en fin de semana, lo mejor es hacer esto el sábado o domingo por la mañana. Si no pues el día que libréis.



Al ataque:

-Haz inventario de nevera y congelador: Seguro que cada semana encuentras algo que ya no recordabas que tenías.
En mi nevera nunca faltan verduras y frutas frescas, huevos y queso.
En el congelador tengo un cajón para carnes, otro para pescados y mariscos y un tercero para verduras y platos cocinados.

-Haz repaso de despensa: ¿presentes todas las legumbres, cereales y tubérculos que vas a necesitar? ¡Bien!
La mía siempre está llena de legumbres secas y hervidas (de bote), patatas, conservas de pescado y verduras, frutos secos al natural o tostados, pasta integral o de lentejas, ajos para ahuyentar a 20 Dráculas, harina integral, limones, sal gruesa y un millón de especias y hierbas.

-A escribir el menú (en papel, con el  pc, lo que quieras, pero que pueda estar presente en la cocina):
1.Para las comidas de mediodía piensa en platos que se puedan congelar o conservar bien en nevera varios días, así podrás aprovechar un ratito de tu día libre para cocinar varios platos y no tener que preocuparte casi en toda la semana. Ej: en casa los domingos solemos cocinar legumbres para 3 veces (somos 2, así que 6 raciones). Guardamos 4 raciones en nevera y dos en congelador para otra semana. 

2.Para las cenas piensa en platos que se puedan cocinar rápidamente o que puedas dejar casi preparados con anterioridad.
Ej: en casa tiramos mucho de alimentos a la plancha o al horno, acompañándolos de ensalada pero, si quiero hacer algo más elaborado como una caballa con tomate pues dejaría hecha la salsa de tomate por la mañana (o incluso días antes y congelar) y a la hora de la cena solo sería poner a calentar la salsa, sumergir la caballa en ella dos minutos y listo!

-A escribir una pequeña lista de la compra con esas cositas que te faltan para que el menú te quede de 10. 
Ej: Siempre se me suele ocurrir un plato con alguna verdura que justamente no tengo o no suelo tener en el congelador suficiente pescado para toda la semana, o se están acabando los frutos secos,... Esas cosas que pasan.
Ya solo falta pasear hasta el mercado o el súper, comprar, divertirte cocinando y disfrutar el resto de la semana de comida sana! 


Pd: Contenido de nevera y despensa 90% apto para celíacos, intolerantes a la lactosa, etc Porque cuando te rodeas de ALIMENTOS, no hace falta que te dejes la vista leyendo las etiquetas de los ultraprocesados con mil ingredientes ;)

miércoles, 22 de noviembre de 2017

Mi nuevo amigo, el ayuno intermitente

Como ya much@s sabréis, estoy en pleno desarrollo del curso del ICNS (no me dan comisión por publicitarlo todo el rato, pero son tan buenos que me da igual) “especialización en obesidad”. Bueno pues en la última clase que tuvimos, el profe Álvaro Campillo (@sumediconosabe) nos habló, entre otras muchas cosas interesantes, sobre el ayuno intermitente (AI).

Yo lo había escuchado infinidad de veces pero no le había echado mucha cuenta, la verdad. Cada vez que oía algo al respecto pensaba “yo no soy capaz de hacer eso ni de coña”. Pero, oye, que el señor Campillo me despertó el gusanillo y la semana pasada dije, pues voy a probar. Así que os cuento mi camino desde entonces:

¿Qué es esto del AI? Os dejo enlaces de gente que se explica bastante mejor que yo para entender en qué consiste esta cosa:


¿Por qué he decidido hacerlo?

Causa nº1: Llevo un año bastante bueno en cuanto a alimentación y entrenamiento se refiere. Nada planificado ni estricto, pero me veo física y psicológicamente bien, así que soy optimista. No obstante, no consigo quitarme estas ganas de comer todo el día. No sé por qué me pasa, siempre he sido así. Así que al aprender sobre el AI he visto una buena posibilidad de aumentar mi saciedad, aparte de beneficiarme de otros muchos beneficios que tiene este protocolo.

Causa nº2: Con mis entrenamientos (fuerza en su mayoría) he visto aumentar mi tono muscular de una manera que me está encantando (nada exagerado, mujeres del mundo ya sabemos que NO seremos Hulk. Seremos una versión chachi de nosotras mismas) pero la grasa, quieras que no, sigue ahí, así que nada, otra razón más para intentar el AI.

Causa nº3: Continuamente, por suerte, hay personas que me piden ayuda para mejorar sus hábitos alimenticios y de vida en general, así que si pienso recomendar a alguien algo, primero tendré que probarlo yo, ¿no?

¿Cómo he seguido el protocolo esta semana de “prueba”?

Comencé el pasado martes 14 de Noviembre. Practico un AI 15/9 (aprox, algunos días algo más de ayuno, pero en general así), teniendo la ventana de alimentación desde las 12am hasta las 21pm. ¿Por qué esta repartición? Porque es la que más se adapta a mi rutina diaria, no hay más explicación. NO hay que complicarse más la vida de lo normal.

Todos los días he comido hasta saciarme, haciendo 3 ingestas al día. La primera después de entrenar en ayunas (caminata + pesas), sobre las 12 (la más copiosa). La segunda al volver del trabajo, sobre las 17:30 (café con leche y alternaba frutos secos, queso, yogur, frutas, lo que me apeteciera). Y la última antes de volver al trabajo, alrededor de las 20:30. 

Hice un diario los primeros días para ver mis sensaciones:

Primer día: Sensaciones MUCHO mejores de lo que esperaba. El apetito no era muy acusado durante el día, por la noche al volver de trabajar sí tenía más hambre pero conseguí dormir sin problema. Eso sí, sin saber por qué, tuve que ir al baño corriendo a las 4 de la mañana (episodio diarreico. Perdonad los detalles. No sé si tiene algo que ver con el AI o no, pero ahí está el dato xD ). 

Primer, segundo & tercer día: Entrenamiento en ayunas. Me daba cierto miedo ir a entrenar 100% en ayunas y sin haber ingerido nada desde las 20:30 (aprox) del día anterior, así que me llevé una fruta al gym por si me sentía mal. No fue necesario comer nada, durante el entrenamiento me sentí muy bien, incluso con más energía de lo normal (sobretodo el tercer día). Después del entrenamiento sí que empecé a sentir más apetito pero ya me quedaba apenas una hora para comer así que aguanté sin problema haciendo otras actividades. Cuando más hambre he sentido es al volver del turno de noche de trabajo, pero estoy tan agotada que no me cuesta nada dormir directamente.

Durante los primeros días bebí mucha agua, porque realmente mi cuerpo me la pedía, tenía mucha sed.

El resto de días lo he seguido sin darme mucha cuenta y sin demasiado esfuerzo.

¿Ya hay resultados físicos?

Pues no, milagros a Lourdes, amig@s. Que llevo apenas una semana haciéndolo.

¿Seguiré con ello?

Pues sí, no veo por qué no. Estoy segura de que no lo haré el 100% de los días, porque habrá excepciones. Pero esto es la vida real, muchach@s.

No es una dieta para adelgazar, ni para engordar ni para desintoxicar (ya que esa moto que te venden es una idiotez), lo típico de "la dieta de X". Se trata de un hábito que consigue ayudar a tu cuerpo a quemar grasa de forma más eficiente.

Digo que NO es una dieta para adelgazar, porque desde luego no es mi objetivo. Hace mucho tiempo que no me peso, ni cuento las calorías que tomo, aunque sí tengo en cuenta la calidad de lo que ingiero y la actividad que realizo.

¿Qué espero a corto-medio plazo?

A priori, espero ir apaciguando el hambre de antes de dormir, quizá necesito meter más carga de comida en la última toma del día, puede que esté comiendo menos de lo que necesito, al bajar el número de comidas. Aún estoy “midiéndome”.

Ahora mismo estoy un poco estancada-desmotivada en cuanto al entrenamiento, aunque sigo haciéndolo. A partir de enero cambiaré de gimnasio, y eso espero que me de ese impulso que necesito. Así pues, el meterme más caña junto con el AI pueden ayudarme a bajar la grasita.

¿La recomendaría?

Sí, no y yo qué sé. Como ya digo, no es “la dieta ” de nada, es un protocolo bastante sencillo, así que lo veo recomendable para todo aquel que vea que le puede sacar partido, nada más.

Es saludable, parece que tiene más pros que contras. Por lo tanto, si pruebas y te sientes a gusto con él pues, sí, te lo recomiendo.


Si por cualquier cosa no te convence, no te funciona o lo ves una patochada, pues sigue con el hábito saludable que mejor te vaya. No hay un solo camino posible, encuentra el tuyo y vive saludablemente feliz, que es lo importante.