jueves, 13 de agosto de 2015

"La vida rural es mejor" ¿Seguro?

Puede que hace años ninguno pudiéramos discutir que la vida en el campo era más saludable que en cualquier urbe.
Sus gentes se dedicaban a trabajar el campo durante largas horas, criar animales y alimentarse de lo que ellos mismos producían. Llevaban lo que se puede casi considerar una vida ejemplar: buena actividad física + comida real + entorno perfecto y sano.

Pero hoy en día la cosa ha cambiado bastante, al menos en el pueblo que yo frecuento. Os contaré.

Hablo de un lugar en la sierra norte de Sevilla, escondido y rodeado de naturaleza. Habitan unas 1500-2000 personas. De los más mayores no hablaré, porque bastante han hecho ya en su juventud, sacando adelante tierras, ganado y familias numerosas. Pero los jóvenes tienen tela marinera…

En el pueblo no hay un gran supermercado, cines, o establecimiento Mcbasura pero da igual, porque la juventud ya se las apaña para alejarse lo más posible de lo que cualquier persona puede pensar que se hace en un pueblo. Fuman y beben desde una edad bien temprana, solo van al campo si han alquilado un cortijo donde hacer una fiesta y las frutas y verduras las ven el huerto de sus familiares pero nunca llegan a sus bocas. Lo que sí llegan son helados, bolsas de gusaniguarrerías y bebidas azucaradas para exportar.

Yo frecuento el pueblo poco más de 6-8 días al mes y os aseguro que conozco muchos más rincones de los paisajes que lo rodean que el 80% de los adolescentes que viven allí. Ni andan, ni corren, ni practican ningún deporte si no es en un campeonato puntual que se organice en verano.

Sin embargo (como no podía ser de otra manera) no toda la culpa es suya. Los padres ya no se encargan de llevar de excursión a los pequeños a ver la flora y fauna de su propio entorno. Los dos pequeños supermercados que hay se nutren de estanterías repletas de bollería industrial, comida procesada y bebidas alcohólicas. Paradójicamente, a veces se hace difícil encontrar en estas tiendas zanahorias, pimientos o pepinos. El pescado es escaso y caro (aunque en un pueblo remoto de interior no sé si se podría hacer algo más), la carne: de cerdo, buscar ternera, pavo o conejo es misión pocoposible. De alimentos integrales ya ni hablamos.

Al final, los que disfrutamos y sacamos partido de lo que el campo nos presta y da somos los de fuera, que sabemos que eso es un tesoro que hay que aprovechar siempre que se pueda.

No voy a decir que todo el pueblo sea sedentario y esté mal alimentado, pero me atrevería a decir que el 90% de los menores de 20 años lo es y está. No sé bien cuál sería la mejor estrategia para cambiar esto pero algo se debería hacer.

Me encantaría saber que no todos los núcleos rurales se están volviendo como este, contadme y dadme esperanzas, ¡por favor!

Gracias por leernos, Nutrientérate.

(Laura Massía)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión siempre es interesante, ¡compártela!